Diversión en familia en el parque de atracciones Monte Igueldo

Un parque de atracciones siempre es una apuesta segura de diversión para los peques (y no tan peques) de la casa. Por eso, os dejamos esta propuesta en la que encontraréis un mundo de emociones. Se trata del parque de atracciones del Monte Igueldo de Donostia-San Sebastián. Aquí, además de disfrutar de unas espectaculares vistas de la bahía donostiarra, pasaréis una divertidísima jornada con vuestros niños envueltos en el ambiente de los parques de atracciones propios de principios del siglo XX.

Entre las 20 instalaciones lúdicas que ofrece, los niños se lo pasarán estupendamente descendiendo en barquita el Rio Misterioso, buscando la salida en el Laberinto Mágico, disfrutando de las subidas y bajadas de la Montaña Suiza, visitando la Casa del Terror y sus seres tenebrosos, navegando en las barcas del estanque, subiéndose a los coches de choque, el carrusel o las camas elásticas o demostrando su fuerza en el Martillo, entre otras muchas alternativas. Además, la práctica totalidad de las atracciones son aptas para los papás, así que podéis compartir estos momentos con los peques.


El parque de atracciones del Monte Igueldo abre prácticamente todos los meses del año, aunque en invierno lo hace menos días. Así que antes de hacer la visitar es recomendable que confirméis horarios (y precios) en su web.